Pasión por vivir México



Careyes

Por Jorge Eduardo Morales / Fotos Luis García

“Careyes te escoge”, son las palabras con las que Gian Franco Brignone –creador y desarrollador de este paraíso– describe mejor a quien llega a residir en este destino. 

Los habitantes de Careyes comparten el amor por la naturaleza, por estar abiertos a conocer siempre gente nueva y a vivir en un destino único en México (y tal vez en el mundo).

Hace años, en Careyes había un teléfono y un fax. No importaba si eras Sir James Goldsmith, un príncipe o un huésped, tenías que ir al hotel Careyes, hacer fila y utilizar el único teléfono. Con la llegada del teléfono, internet y la telefonía celular, hoy la vida en Careyes es otra, lo que ha permitido ampliar el número de residentes fijos, pues se pueden hacer negocios desde tu jardín, desde una palapa de El Cocodrilo Azul o desde una mesa del restaurante Playa Rosa, ícono gastronómico de Careyes donde puedes comer delicias del mar con una vista extraordinaria y conviviendo con personajes interesantes de todo el mundo.

Careyes es un lugar que solo puedes entender cuando estás ahí. Es una comunidad única en México donde el respeto, la educación y la cordialidad son básicas para una convivencia plena en un destino donde las bellezas naturales son inagotables. Además, para incentivar a visitantes al destino, se realizan eventos culturales, sociales y deportivos durante todo el año, así que siempre hay algo interesante que descubrir en Careyes, como el Festival de Cine Arte Careyes, Post MACO, el Año Nuevo Chino, la Copa Agua Alta y Copa de Oro, Naturaleza Muerta, así como diversos eventos de la Fundación Careyes.

La Plaza de los Caballeros del Sol es un obligado del destino donde puedes comer en los restaurantes Punto.Como o La Coscolina; o donde puedes ver una película al aire libre en su pantalla gigante. Ahí también se encuentra la oficina de la Fundación Careyes y la galería de arte del destino, Art Careyes. En el centro de la plaza puedes admirar el único obelisco del mundo hecho de magnetita, y con una punta de baño de oro.

Otro punto interesante para visitar es la Copa del Sol, enorme escultura de cemento de 27 metros de diámetro (el número 27 es el más especial en la vida de Gian Franco Brignone) el final de punta Farallón. Para llegar, debes pasar por la hermosa playa Teopa (refugio natural de tortugas) y por el acceso a Tigre del Mar, la casa de campo de Gian Franco quien, regularmente, habita la casa Mi Ojo, que destaca por su peculiar puente colgante.

Mucho hay que decir sobre Careyes, pero lo importante es conocer este destino y descubrir por qué todos sus habitantes lo han escogido como su hogar. Suficiente se ha hablado de su arquitectura, sus atractivos naturales y sus eventos. En esta página, te presentamos un resumen de los rostros de Careyes, la gente que ha dado vida a este rincón de Jalisco.

Etiquetas (enlazar): Careyes, Gian Franco Brignone, Jalisco
Deja un comentario en facebook.